NMC, el motor del cambio en Cambrils Añadida el 30/04/2015

El próximo domingo 24 de mayo habrá elecciones municipales. Da la coincidencia de que serán las decenas desde el retorno de la democracia a los ayuntamientos el 3 de abril de 1979. A pesar de que desde entonces han pasado treinta y seis años y todo ha cambiado mucho, la situación política actual mantiene algunos paralelismos con lo que pasaba en ese momento.

Hasta el año 79, Cambrils era una ciudad desanimada, apagada, aburrida, adormilada, controlada y triste, en la que los inviernos eran larguísimos y, sólo con la llegada del verano y los turistas europeos se abría un paréntesis en el que el ánimo colectivo mejoraba. El primer ayuntamiento democrático inició la transformación que entonces hacía falta, como así nos lo demuestran las hemerotecas. En los siguientes mandantes, los sucesivos equipos de gobierno aprovecharon ese impulso inicial y añadir su empuje, pero a un ritmo cada vez más lento. El grandes partidos, los tradicionales, aquellos que todo el mundo conoce y reconoce sus siglas se han ido haciendo viejos con este paso del tiempo y se han convertido en unos dinosaurios que ya no tienen capacidad de acción ni de reacción, y que están más preocupados por su supervivencia y la del ecosistema de influencias y poder que han fabricado que para encontrar respuestas a los graves problemas que los cambrilenses deben afrontar diariamente. La consecuencia final de este proceso ha sido un grave deterioro de la democracia municipal y un retorno a una situación muy parecida a la del pasado, como decíamos al inicio del texto.

Por todo ello, en las próximas elecciones municipales nos jugamos mucho más que el nombre de la persona que presidirá nuestro ayuntamiento. En las próximas elecciones nos jugamos mantener la respiración asistida a unos dinosaurios que han agotado su ciclo vital o bien apostar por un cambio sereno, sensato que recupere el tiempo perdido, especialmente en los últimos cuatro años, y reencuentre el camino del progreso para Cambrils, a la vez que en esta nueva etapa se tenga en cuenta a todos, absolutamente todos, los cambrilenses.

Cambrils ya no puede perder más tiempo. Necesita un cambio urgente e inaplazable en la

manera de entender y de ejercer la política municipal y el NMC ha querido representar el motor de este cambio y por este motivo se ha estado preparando los últimos cuatro años.

El NMC es la única formación política que puede liderar este cambio tranquilo ya la vez innovador ya que somos los únicos que no somos sucursal de otra gran organización que nos planee por encima, somos los únicos que no seguimos consignas de nadie más que de los habitantes de nuestro municipio, y somos los únicos que nos dejaremos la piel luchando para nuestra ciudad y por el bienestar y el progreso de sus conciudadanos.

Cambrils no puede perder cuatro años más. Cambrils no puede volver a ser el escenario de unos pactos contra natura como el de CIU y PP que sólo han servido para salvaguardar las sillas y los privilegios de los que lo firmaron. Y tampoco puede ser el escaparate en el que el PSC exhiba, en público, sus rivalidades y discrepancias internas y malgaste la confianza de aquellos que votaron una lista que, con el paso del tiempo, se ha desmenuzado.

Ahora más que nunca, a partir del 24 de mayo nuestra ciudad necesita un nuevo gobierno dedicado, en exclusiva, a trabajar duro y que tenga como principios indiscutibles de su acción el compromiso, la transparencia, la participación ciudadana, la dedicación , la honestidad, los comportamientos éticos, el esfuerzo colectivo, la eficacia y la asunción de responsabilidad cuando toque y hasta donde haga falta.

La regeneración de la acción política en nuestra ciudad, la proximidad y la coparticipación en la toma de decisiones, así como la rendición constante y permanente de cuentas ante los cambrilenses son los pilares fundamentales de la candidatura que encabezo, formada para hombres y mujeres del municipio que se preocupan de toda su extensión desde el Cabo de San Pedro en la Riera de Riudecanyes, y del puerto de Cambrils a los límites rurales con los términos de Montroig, Montbrió y Vinyols.

Para contarnos una vez más ya os adelanto que la campaña del NMC será una campaña en positivo, alejada de las aburridas descalificaciones, rencillas y reproches que lanzan entre ellos los otros partidos. Una campaña en la que hablaremos de futuro en vez de debatir sobre el pasado. Una campaña de proximidad, a pie de calle, de escuchar mucho y hablar poco, lejos de los tópicos y los sectarismos tan habituales que nos han acompañado en los últimos años.

La única razón de ser del NMC es convertirse en un elemento de progreso y transformación de nuestra ciudad al servicio de los cambrilenses. El único pacto y el único contrato que hemos asumido y defendido desde el primer día es con la ciudadanía. Las estrategias de despacho y las aritméticas perversas para conseguir mayorías artificiales o incomprensibles no entran en nuestra visión de la realidad.

Cambrils, para garantizar su futuro, necesita un motor fuerte, fiable y resistente para conducir este cambio. El NMC es el motor del cambio que necesita Cambrils.

 

- Oliver Klein

« VOLVER

Compartir en...